#AdelanteGara

Quiero convertir mis sueños en realidad
Soy un chica como otra cualquiera. Los demás suelen decirme que soy una guerrera, una luchadora, etc. pero yo no me considero así por el simple hecho de tener ganas de vivir.

Mi historia comienza a los casi 4 años de edad, cuando una de mis tías se dio cuenta de que cojeaba cada vez más. Al principio pensaron que me había caído pero, al seguir días y días cojeando, decidieron llevarme al médico. De este modo, y tras muchas y diversas pruebas, fui diagnosticada de Osteosarcoma de fémur derecho (cáncer de hueso).

Tras muchos ingresos en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), por fin fui derivada a la Clínica Universitaria de Navarra (CUN). Allí, dos años más tarde y después de numerosos ciclos de quimioterapia, me amputaron mi pierna derecha.

De esa época tengo recuerdos muy bonitos; supongo que la mente es sabia y lo malo lo elimina. Recuerdo las carreras de sillas con mis compañeros, cómo el doctor que me trataba subía a darme de comer porque era al único que temía, a los pedagogos que nos hacían más amena la vida por las mañanas y, cómo no, a las enfermeras y sus cofias en la cabeza. Al no conocer otra vida, para mí lo normal era: sueros de quimio camuflados en papel platina, ya que éramos listos y desde que veíamos el líquido amarillo sabíamos lo que se nos avecinaba; y paseos por las plantas con mi walkman escuchando siempre a Michael Jackson y Juan Luis Guerra.

Con el paso del tiempo tuve que ir cada vez menos a las revisiones en Navarra y por fin, a los 18 años, tras ver que todo estaba en orden, me dieron el alta de la CUN. Hoy por hoy las revisiones las hago en el HUC.

Siempre digo que la quimio mata lo malo pero también lo bueno. Me quedó la secuela de padecer insuficiencia cardíaca pero sigo viviendo.

Después de varias idas y venidas a médicos por diferentes motivos (uno de los más graves un ictus que sólo dejó como secuela la pérdida de la caligrafía), empecé en el mundo laboral por las tardes, sin abandonar los estudios. Me formé y hoy por hoy soy técnico de gestión de transporte. Dos años más tarde decidí dejar mi trabajo y aposté por crear mi propia empresa. Todo iba demasiado bien; me había independizado, tenía mi coche, mi empresa pero notaba que cada vez me cansaba más al andar. Mi cardiólogo me comunicó que me tenían que implantar un Desfibrilador Automático Implantable (DAI). Todo parecía que iba bien hasta que, sin salir siquiera de la clínica, me informaron que estaba infectado. Con 35 kg de peso, me pusieron en lista de espera para el deseado trasplante cardíaco.

Mis días en el HUC fueron, otra vez, un ir y venir de familiares y amigos para hacer más amena mi estancia. Después de cuatro meses, me llevaron en urgencia 0 al Hospital 12 de Octubre de Madrid. Finalmente, tras varios meses de espera, un feliz 19 de noviembre apareció un donante. Nueve meses en Madrid y, por fin, pude volver a Tenerife. Recuerdo mi regreso con ilusión. Ver mi sol y mi tierra; esa bajada del avión con mascarilla y en silla de ruedas jamás se me borrará de mi memoria.

El trasplante fue duro, ya que tuve pérdida de memoria a corto plazo, pero ya estaba en mi hogar. Siempre me he conformado con poder caminar pero, al tener el corazón trasplantado, los médicos me dijeron que debo hacer ejercicio, lo cual es algo difícil con las prótesis pero no por ello me doy por vencida. Me gustaría ser totalmente independiente no necesitar de nadie para ir a la playa, poder correr, poder bailar, etc. Me gustaría hacer una vida normal. No me considero ni guerrera ni luchadora; creo que a cada uno le toca vivir de una manera y yo estoy súper feliz de vivir la vida que vivo. Gracias a que me dio de pequeña, maduré mucho antes. Jamás me sentí discriminada porque jamás dejé que nadie me pisoteara. De pequeña, al no tener pelo, les decía a mis amigos que me iba crecer azul para parecerme a la sirenita o desayunaba potaje de berros y batidos de beterrada porque mi madre me decía que así me pondría fuerte y la pierna me crecería. Estoy viva, que es lo que importa; muchos compañeros se quedaron en el camino. Quiero demostrar que, por muchos “obstáculos” que la vida me ponga, la disfrutaré como si hoy se acabara. Mis cicatrices, para mí, son el reflejo de batallas ganadas a la vida y, aunque no tenga una pierna y tenga un corazón que no es el mío, puedo con todo lo que se me venga y estaré aquí hasta que tenga que estar, ni más ni menos. Hay que darse cuenta de lo bonito que es vivir. La vida a veces es dura pero hay que vivirla y yo lo hago con todas mis ganas. Me rodeo siempre de gente que me aporta. Y así soy un poco yo…Tengo defectos, como todo el mundo, pero soy positiva. No me da miedo entrar en quirófanos ni tener que recorrer medio mundo mientras haya una posibilidad de seguir viviendo. Soy afortunada; tengo una familia y amigos que me apoyan en todo momento, cada vez que puedo me embarco en todo lo que se me presenta… ¡Hasta estudié chino por 2 años! Jamás me rendiré, ya no sólo por mí sino porque se lo debo a mi madre. Para mí, el que mis padres se hayan sacrificado tanto, hace que merezca la pena el seguir viviendo”.

Donaciones

Necesito una prótesis de 58.224,40€ ¿me ayudas a conseguirla?

#AdelanteGara
5.714/58.224

La cifra que indica el dinero recaudado se actualiza cada lunes.

Sí tienes problemas con el sistema de donación pongo a tu disposición mi cuenta: ES6001823286770201621391

Mis últimos artículos

7 de febrero de 2018

“Las miradas”

Hoy voy a hablarles sobre algo que, probablemente muchos se sentirán identificados, algo que me está pasando aquí, en España, “las miradas”. En muchos países un […]
5 de septiembre de 2017

YO ESTOY Y SOY

En la entrada de este mes quiero invitarles a reflexionar sobre las reacciones que suele tener la mayoría de la gente cuando ve a una persona […]
21 de julio de 2017

Aparcamientos de PMR

Hoy quiero hablarles de esos aparcamientos con una señal redonda o cuadrada con el fondo azul y la silueta de una silla en blanco: aparcamiento para […]

YouTube

  • Probando 3r80 de Ottobock

    Probando 3r80 de Ottobock
  • Entrenamiento con Diego

    Entrenamiento con Diego
  • Continuamos esforzandonos

    Continuamos esforzandonos
1 2 3 »

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
1

Contacto